2018 Mar 04
Amplia derrota de Regatas ante Bahía Basket

Regatas Corrientes sufrió una nueva caída, esta vez su “verdugo” fue Bahía Basket, que lo vapuleó en el "Osvaldo Casanova" por 87 a 63. Preocupante imagen dejó la gira para el equipo del parque Mitre, que el próximo fin de semana afrontará las semifinales de la Liga de las Américas. Este lunes será la revancha con Argentino.

Regatas volvió a pisar en falso y anoche lo aprovechó Bahía Basket, que se hizo fuerte como local y le provocó otro cimbronazo al derrotarlo 87-63 para hacerle retroceder casilleros en la Liga Nacional de Básquetbol. El rendimiento del equipo del parque Mitre resultó preocupante, pues los dirigidos por Gabriel Piccato venían de perder feo en el inicio de la gira con Argentino (78-60 en Junín). Esto cuando las semifinales de la Liga de las Américas están a la vuelta de la esquina.

Aunque antes, Regatas deberá animar la revancha con Argentino, al que recibirá este lunes para buscar reencontrarse con la victoria. Después de un arranque 4-0, Regatas pasó cerca de cinco minutos sin anotar y esto permitió un parcial de 13-0 a Bahía Basket. La impotencia del visitante se tradujo en una técnica al banco. Entonces, el dueño de casa escapó 21-7 tras bombazo de Fjellerup a 2:32. El letargo de Regatas fue una invitación para que Bahía se floreara desde los albores del juego. Por eso no extrañó que el primer cuarto cerrara con triple de Gerhardt y la ventaja local de 28-13.

Frustrado Regatas, incurrió en reiteradas pérdidas, en varias ocasiones por faltas en ofensiva. Así sacó rédito Bahía, que tuvo un ataque mucho más fluido, con buena secuencia de pases y cortes oportunos al aro para lastimar con cierta facilidad. Un robo de Parodi posibilitó la contra que encabezó Fjellerup, quien a la carrera castigó de tres puntos para darle distancia de 44-22 al local. Una ráfaga de Quinteros en el cierre de la etapa le permitió limar apenas la distancia a Regatas para ir al descanso largo abajo por 17: 46-29. La segunda mitad -literalmente- estuvo de más y Bahía llegó a establecer máxima de 80-52 para dejar preocupación en el horizonte de Regatas.