2018 Apr 03
Los correntinos cerraron la Fase Regular del Torneo Federal

Llegó a su fin la primera parte del certamen que nuclea a los equipos de básquetbol de esta zona del país. Atlético Saladas, de muy buena campaña, avanzó directamente a los playoffs, mientras que San Martín de Curuzú Cuatiá jugará la reclasificación.

En la noche del viernes, finalizó la Fase Regular del Torneo Federal de Básquetbol (TFB) y, en especial para la dura División Mesopotamia, fue una jornada de calculadoras en manos, dientes apretados y mucha paridad en las definiciones. Finalmente, Regatas de Concepción del Uruguay fue el 1º, quedando directamente clasificado a los playoffs de Conferencia Norte, al igual que Atlético Saladas (2º) el mejor equipo correntino, y Peñarol de Rosario del Tala (3º), otro de los entrerrianos.

Tal como estaba dentro de las probabilidades y debido a la regularidad que tuvieron ambos en líneas generales a lo largo de la etapa clasificatoria, Regatas Uruguay y Atlético Saladas finalizaron como los mejores de la zona con el 1 y 2 respectivamente, lo cual definieron entre sí. Detrás (tercero) y en una excelente campaña, más que la esperada por propios y extraños, aparece el “tricolor” talense, un equipo joven, intenso y armado en principio para mantener la categoría. Pero con el paso de las fechas vio que podía más, y así fue. Los de Panizza lograron una histórica clasificación directa y evitaron el repechaje, exhibiendo la alegría de toda su familia basquetbolera.

Una chance más

Por su parte, en un interesante pelotón de equipos que lucharon por la reclasificación, se dio una fecha en la que todos buscaron finalizar de la mejor manera posible y tratando de obtener la ventaja de localía. En el sur correntino, San Martín, que tuvo la baja del pivote “Nacho” Luna (por duelo), tuvo muchas distracciones y Unión -ya descendido- y sin presión, le complicó la noche. Finalmente, fue una ajustada victoria del santo curuzucuateño que en su primera e histórica -para la ciudad- temporada en una categoría profesional, finalizó en un meritorio quinto puesto en las posiciones y logró ventaja de localía para la reclasificación ante Central Entrerriano de Gualeguaychú.

Justamente, el rojinegro desaprovechó la chance de terminar lo mejor posible en la tabla y cedió la ventaja de localía a manos del ascendente BH de Gualeguay, que tuvo un mejor cierre en el “José María Bertora” y se llevó la victoria a casa. En los clásicos, Ferro volvió a hacerse fuerte en su cancha y derrotó por tercera vez en la temporada a Capuchinos, logrando además la ventaja en el cruce repechaje que disputará ante BH. En cambio, en Rosario del Tala, los “diablos azules” de Atlético se tomaron revancha y superaron a Peñarol (podía ser 2º), logrando un doble objetivo, quedarse con el cuarto puesto y complicar a su eterno rival con miras a los playoffs de Conferencia; ahora espera por Capu. Y así se definió, quedando un lote de cuatro equipos (Ferro, BH, Central y Capuchinos) empatados en puntos (35).

El salvado

Olimpia de Paraná, si bien quedó libre en esta última fecha, pero sin dudas fue el equipo que tras el receso de las fiestas de fin de año, jugó mejor a sabiendas de su situación en la tabla (era rival directo de Unión). El conjunto de la capital entrerriana, puede decirse que fue la revelación de la segunda mitad de temporada regular a esta parte, ya que logró triunfos importantes y claves como ante Atlético Saladas y Regatas Uruguay, ambos peleando siempre arriba y quienes definieron la zona mano a mano, como también otras victorias claves para lograr su objetivo en esta experiencia federal de quedarse en la categoría.

A replantearse

Para Unión de Goya, tras tres temporadas en la categoría, esta no fue la ideal desde varios aspectos. No solamente en lo deportivo, también lo institucional, decidiendo con retraso su confirmación a la temporada e ingresando tarde al mercado para estructurar su plantel 2017/2018. Si bien el equipo contó con figuras como Nicolás Boeri, Gregorio Espíndola, su capitán Luciano Pozzer (único sobreviviente de la anterior), Diego Santacruz, entre otros, más el trabajo de su cuerpo técnico netamente goyano, con Gustavo Bataglia y la “Bruja” Agustín Rojas, pero no pudo plasmar una pretemporada optima que le permita acentuar varios aspectos (físico principalmente), pocos amistosos de preparación y el bajo rendimiento de algunas de sus fichas, terminaron haciendo a este combo que lamentablemente terminó con la pérdida de la categoría.

De todos modos, en la atmósfera del básquet se habla de la posibilidad de que, ante la inminente reestructuración del TFB y la vuelta de la división NEA (Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones), el rojo goyano reciba una posible invitación por parte de la Confederación Argentina (CABB) para integrar la zona en la próxima temporada 2018/2019, pero aún nada es concreto y todavía falta mucho por andar.